20/5/17

Trastornos Mentales Transitorios: Inimputabilidad y Emoción Violenta

Nuestra Ponencia: "Trastornos Mentales Transitorios: Inimputabilidad Y Emoción Violenta" - 11° Congreso Virtual De Psicología Jurídica Y Forense.
Asociación Latinoamericana De Psicología Jurídica Y Forense - Noviembre 2015.




5/5/17

Pericias Psicológicas a Imputados por Abuso Sexual


En las pericias psicológicas realizadas a supuestos abusadores sexuales frecuentemente se pregunta a los profesionales si el examinado "presenta desviación en la esfera de la libido con el fin de corroborar de tal forma, si su aspecto psicológico deviene compatible a la de una persona abusadora", "si presenta perfil compatible con los hechos que se ventilan en la presente causa", "si presenta trastornos en la esfera psicosexual".

Existen muchas clasificaciones y todas establecen variadas clases de abusadores que van desde los impulsivos que muestran una mínima o inexistente planificación hasta los pederastas ritualistas que evidencian un importante nivel de planificación que conduce a montar el escenario en el que puede llevar al acto sus fantasías; o diferentes clases de pedófilos que van desde aquellos que se sienten atraídos por los menores y mantienen sus impulsos en la fantasía hasta aquellos que utilizan recursos de seducción, manipulación, amenazas y/o violencia, como así también aquéllos cuya práctica abusiva puede conducir al homicidio de la víctima con la finalidad de ocultar el acto delictivo.

Aunque no existe un “perfil psicológico” que sea concluyente, los autores coinciden en señalar algunas características tales como una baja autoestima que es compensada por medio del poder y agresión sobre la víctima, disfunciones sexuales con parejas adultas, inseguridad sobre su rendimiento sexual, incapacidad para relacionarse con mujeres adultas, incapacidad para tolerar el stress y baja tolerancia a la frustración,  inestabilidad, inmadurez, personalidad introvertida y solitaria, etc.

Las clasificaciones DSM incluyen a la Pedofilia dentro del grupo de las Parafilias como uno de los Trastornos Sexuales y de la Identidad Sexual, pero ni esto ni los criterios diagnósticos nos dicen mucho que nos sea útil a la hora de responder con fundamento a los puntos de pericia habituales sobre las características del imputado.

De acuerdo a la teoría y gnosología psicoanalíticas hay tres estructuras clínicas que son la Neurosis, Psicosis y Perversión Para el psicoanálisis las estructuras son excluyentes y esto es lo mismo que decir que el diagnóstico va a ir más allá de la fenomenología, ya que no va a limitarse a una suma de signos y síntomas aún cuando éstos sean también considerados al momento de formular y fundamentar un diagnóstico.

Tal vez podamos convenir con los lectores que al hablar de una escena en la que se pone en acto una fantasía que determina una condición erótica particular y distintiva en la elección de la víctima, también estamos hablando de Perversión. La repetición idéntica sobre una serie de víctimas en la que se evidencia una certeza respecto del goce por parte del victimario establece una diferencia con el acto psicótico y con la neurosis.

De acuerdo a ello, obtener en la evaluación del examinado un protocolo Rorschach sin un predominio de C, m, CF, o abundancia de localizaciones S, adecuadas respuestas de M, contenidos H, fenómenos de shock, respuestas de K, etc., o adecuados resultados y proporciones en el Sumario Estructural si la técnica se evalúa por el sistema Exner, orientan hacia un diagnóstico de estructura que resulta incompatible con el de un sujeto que ponga en la escena el acto perverso para el que, conductualmente, debe superar las tres conocidas barreras que implican los inhibidores internos, los inhibidores externos y la resistencia de la víctima.


Esta obra cuyo autor es Lic. Germán G.De Stéfano está bajo una licencia deReconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional de CreativeCommons.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en 
http://www.safecreative.org/user/1207070641723




10/4/17

Accidentes De Tránsito: Trauma Psíquico y Repetición

En los casos de accidentes de tránsito puede verse con gran frecuencia que sobreviene a las víctimas todo un conjunto de alteraciones que dan cuenta de un traumatismo psíquico por el que el sujeto se ha confrontado con la posibilidad de su propia muerte o la de un semejante significativo para su vida.

Este conjunto de alteraciones incluye los fenómenos de reexperimentación, evitación y aumento de la activación, los cuales directa o indirectamente implican la repetición o el temor a la repetición del evento original con sus secuelas o con un desenlace fatal. La teoría y la clínica psicoanalíticas ponen en evidencia esta repetición y la fijación de la víctima al trauma: ha sobrevenido a la víctima una Neurosis Traumática, patología denominada como Trastorno Por Estrés Postraumático en las clasificaciones gnosográficas más actuales.

Resulta importante destacar que si bien este conjunto de manifestaciones de ansiedad, reacciones psicosomáticas y el intento del procesamiento del acontecimiento puede tener lugar tanto durante los sueños como durante la vigilia, el intento de elaboración psíquica también puede producirse, no ya por la vía simbólica, sino también “en acto”, y esto implica hablar de un incremento de la proclividad accidentógena de la víctima. Este fenómeno es capaz de conducir al sujeto hacia un nuevo accidente en lo real como intento fallido de tramitación del traumatismo original. Nos ocuparemos de esta posibilidad más adelante.

En diversos textos se define al trauma como una cantidad de excitación que excede la capacidad del sujeto para controlarla y derivarla psíquicamente y, respecto de las neurosis traumáticas, Freud señala que ante un suceso se produce una afluencia tal de excitación que el aparato psíquico no puede tramitar las excitaciones según el principio de constancia. Por este motivo, este aflujo de excitación obliga al aparato anímico a realizar una tarea que está más allá de este principio y que consiste en ligar la excitación de forma que sea posible la descarga. La repetición en los sueños en que el sujeto revive la situación traumática es atribuida a la compulsión de repetición.
También en este sentido, Henri Ey señala en su Tratado de Psiquiatría que los trastornos del sueño manifiestan a la vez el exceso de tensión que impide conciliar el sueño y la necesidad de expresión que da lugar a las pesadillas, las cuales consisten en la repetición de la escena traumática.

En el texto “Más Allá Del Principio De Placer” de 1920 Freud se aboca al estudio de los sueños traumáticos y se pregunta acerca del motivo por el que, si el sueño es una tramitación de deseo, conduzca al sujeto una y otra vez a la situación penosa. Los sueños traumáticos se caracterizan por surgir en personas que se han visto determinadas por una situación traumática como un accidente y en donde lo que se produce en el sueño es la repetición de ese suceso traumático. Dice textualmente: “la vida onírica de las neurosis traumáticas muestra el carácter de reconducir al enfermo una y otra vez a la situación de su accidente, de la cual despierta con renovado terror. El enfermo está, por así decir, fijado psíquicamente al trauma.”

De esta manera Freud dice que el sueño traumático es el que contradice la teoría acerca del sueño como realización de deseos, no sucediendo lo mismo con los sueños de angustia (pesadillas) en tanto aun cuando en estos la función del sueño está a punto de fracasar, el sujeto se despierta y esto opera como defensa ante la emergencia de lo traumático. De la misma manera, los sueños punitorios tampoco representan un obstáculo a la teoría, ya que en estos se sustituye la realización de deseos prohibida por el correspondiente castigo.
Estas diferencias marcan también importantes diferencias en la clínica en cuanto a la manera de trabajar con los sueños de angustia, equiparables a las pesadillas y los sueños traumáticos equivalentes a los pavores nocturnos de los niños.

Cuando se produce una emergencia de un sueño de angustia el sujeto asocia en análisis y por lo tanto se lo puede trabajar como cualquier otro sueño. La presencia de angustia insta al trabajo en análisis y puede verse que muchas veces el paciente está esperando el momento de la sesión para contarlo y elaborar esto que se presenta en su sueño. En el caso del sueño traumático no hay asociaciones, siempre aparece lo mismo: el sujeto lo refiere al accidente o a la misma situación soñada. Estos sueños son repetitivos y la posibilidad de trabajo es hacer hablar al sujeto sobre el accidente o la situación traumática vivida relatándolo con la mayor cantidad posible de detalles, que diga todo lo que le pasó, lo que pensó, cómo lo vivió, qué pasó con quienes estaban con él, y para lograr esto el analista deberá ir preguntando con la finalidad de hacer hablar al paciente. Este trabajo es, en definitiva, el de lograr la derivación de esa investidura a través de la palabra, un trabajo elaborativo similar al que se realiza en el caso de un duelo.

Pero en la primera parte de este trabajo mencionamos otra clase de repetición posible, una repetición en acto que involucra la motricidad, la acción, la escenificación del trauma en la vigilia y en la realidad de una víctima. Un traumatismo psíquico que no ha encontrado una vía de expresión y derivación por medio de la vía simbólica puede generar toda la gama de fenómenos de repetición posibles como intento de tramitación, entre los cuales no debe dejar de considerarse la posibilidad de nuevos accidentes, ya sean éstos mitigados de alguna forma o no, que conduzcan al sujeto a una nueva situación traumática, a un nuevo riesgo para su vida, y a un probable aumento de la gravedad del cuadro clínico postraumático existente.

Aquello que no puede tramitarse y derivarse por la vía de la palabra es susceptible de repetirse en acto. Freud utiliza el término “agieren” para estas repeticiones que involucran el cuerpo y la esfera motora, y Otto Fenichel plantea estas formas particulares de repetición en su texto sobre las neurosis.

La posibilidad de remisión de un trastorno postraumático siempre estará ligada a las posibilidades de simbolización, y por este motivo siempre es de importancia la asistencia psicoterapéutica a las víctimas de la forma más inmediata posible, lo cual es más que poco frecuente, ya que por lo general estos pacientes inician un tratamiento con un trastorno crónico y una sintomatología consolidada.

Cuando desde las partes demandadas y las aseguradoras se cuestiona a los peritos que indican tratamientos psicoterapéuticos prolongados, señalando que deben sugerirse tratamientos breves, lo que se hace en realidad no es otra cosa que limitar la palabra, el trabajo elaborativo y una adecuada derivación del trauma. En definitiva, lo que se termina por promover es el silencio, el acto y, por lo tanto, el renovado peligro.

Esta obra cuyo autor es Lic. Germán G.De Stéfano está bajo una licencia deReconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional de CreativeCommons.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en 
http://www.safecreative.org/user/1207070641723

Bibliografía:
Freud, Sigmund, La Interpretación De Los Sueños, Obras Completas, Amorrortu Editores, Buenos Aires, 1990.
Freud, Sigmund, Más Allá Del Principio De Placer, Obras Completas, Amorrortu Editores, Buenos Aires, 1990.
Fenichel, Otto, Teoría Psicoanalítica De Las Neurosis, Paidós, Buenos Aires, 1990.
Rebagliati, Anahí, Depto. Psicología Clínica Universidad Kennedy, Buenos Aires, 1993.
Imbriano, Amelia, Depto. Psicoanálisis Universidad Kennedy, 1992.


21/3/17

Estudio Confirma La Importancia De Aplicar El Protocolo Del NICHD En La Investigación De Víctimas De Abuso Sexual

La investigación realizada por Michael Lamb y Mireille Cyr, y publicada en 2009 en Child Abuse & Neglect (volumen 33, número 5), es el primero que se realiza sobre la efectividad del protocolo del NICHD en países donde el idioma no es inglés y por investigadores que no son los propios autores. Para el estudio se utilizaron 83 entrevistas realizadas por policías y trabajadores sociales siguiendo el protocolo, las cuales fueron comparadas con otras 83 para las que no se utilizó ningún tipo de protocolo.
Los resultados indican que las entrevistas “protocolarizadas” proveen información más precisa y relevante para la investigación (alrededor de 4 veces más), que aquellas no “protocolarizadas”. Las incitaciones al relato libre fueron 3 veces más comunes en estas entrevistas, mientras que las intervenciones dirigidas, con opciones o sugestivas fueron significativamente menos frecuentes. Además, las entrevistas “protocolarizadas” requirieron 25% menos preguntas del entrevistador para obtener la misma información. Este estudio, por lo tanto, al igual que otros anteriores, comprueba la utilidad de aplicar este protocolo en las entrevistas a menores víctimas de abuso sexual. 



Fuente:

Cyr, Mireille and Lamb, Michael (2009): “Assessing the effectiveness of the NICHD investigative interview protocol when interviewing French-speaking alleged victims of child sexual abuse in Quebec”, Child Abuse & Neglect, Volume 33, Issue 5, pp. 257-268.
http://www.cwrp.ca/publications/1407
  
Esta obra está sujeta a la licencia Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional de Creative Commons. Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/.



18/1/17

Evaluación De La Validez De Declaraciones En Causas Por Abuso Sexual De Menores (Cámara Gesell)



La evaluación de la validez de las declaraciones SVA (Statement Validity Assessment) es la técnica más empleada para evaluar la veracidad de las declaraciones verbales y fue desarrollada para valorar las declaraciones verbales de los niños que habían sido víctimas de abuso sexual.

El SVA está formado por tres componentes que son:

1) Entrevista estructurada con la víctima

2) El Análisis Del Contenido Basado En Criterios CBCA que evalúa el contenido de la declaración

3) La integración del CBCA con la información de un set de peguntas denominada lista de validez.

De esta manera, el CBCA se aplica al contenido de la declaración para determinar si su calidad y contenidos son indicadores de una narración generada a partir de registros de memoria o si son producto de la invención, la fantasía o la influencia de otra persona.

Debido a las frecuentes falsas denuncias por abuso sexual que algunos padres realizan en contra del otro con la finalidad de apartarlos de los hijos, es importante que se apliquen técnicas destinadas a la evaluación de la validez de las declaraciones.

Esta obra cuyo autor es Lic. Germán G.De Stéfano está bajo una licencia deReconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional de CreativeCommons.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en 
http://www.safecreative.org/user/1207070641723

9/1/17

Errores Periciales Y Falsas Denuncias De Abuso Sexual Infantil - Por Luis A. Kvitko

Por el Prof. Dr. LUIS ALBERTO KVITKO Médico Especialista en Medicina Legal. Médico Especialista en Psiquiatría. Profesor Titular, Cátedra de Medicina Legal y Deontología Médica, Facultad de Medicina, Universidad de Buenos Aires. Director de la Carrera de Médicos Especialistas en Medicina Legal de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires. Secretario General Permanente de la Asociación Latinoamericana de Medicina Legal y Deontología Médica e Iberoamericana de Ciencias Forenses.

Quienes tenemos largos años de actividad pericial realizando peritaciones en casos de denuncias de abuso sexual en general, y en niños en especial, es decir, contamos con formación sólida y vasta experiencia, asistimos en los últimos años a un creciente incremento de casos en que las denuncias efectuadas son indebidas, o lo que es más grave, falsas, en virtud de no existir tal tipo de abusos. Y estas denuncias obedecen a varias causas: a) Exámenes físicos practicados por médicos pediatras o clínicos que diagnostican lo que desconocen y generan la preocupación de los padres del menor y obligan a estos a denunciar. b) Exámenes físicos realizados por médicos legistas que se desempeñan como médicos oficiales de la Policía o de la Justicia (forenses) que no obstante ser especialistas en Medicina Legal no tienen los conocimientos básicos ni la necesaria experiencia para realizar este tipo de experticias. En ambos casos (a y b) se confunden lesiones provocadas por mala higiene, por empleo de pañales o por diversas patologías médicas con las que obedecen específicamente a cualquiera de las formas de abuso sexual. c) Exámenes psicológicos que llevan a cabo licenciados en psicología que pueden llegar a conclusiones erradas por diversas razones, ya sea por desconocer las técnicas y/o carecer de los conocimientos necesarios e imprescindibles para practicar este tipo de evaluaciones, o por aceptar lisa y llanamente “que los niños nunca mienten”; o por contaminar a los examinados por desconocimiento de la manera en que deben proceder durante el examen; por no realizar las entrevistas en cámara Gesell y realizar su videofilmación; por no realizar test de valoración de la credibilidad del testimonio infantil, por ejemplo el CBCA-SVA o la prueba de credibilidad de las declaraciones GEA-5. La peritación psicológica tiene un objetivo claro y preciso, cual resulta ser realizar el análisis del relato verbal, con la finalidad de diferenciar a quienes manifiestan una verdadera declaración originada en una experiencia realmente acaecida, que se caracteriza por sus precisas características respecto de los menores que efectúan un relato que ha sido fabricado por terceros. No se debe olvidar de la existencia de un factor de extrema importancia, cual resulta ser la sugestionabilidad de los menores. También se debe tener presente que cuando los menores, por influencia de su madre u otras personas son aleccionados y obligados a aprender lo que es una mentira, ante la reiteración de la misma, terminan por aceptarla y expresarla como si fuera una absoluta verdad, o sea una experiencia realmente vivida por ellos. d) A los numerosos errores provenientes de las experticias practicadas por médicos y/o por psicólogos que no acreditan la suficiente idoneidad profesional necesaria o más aun, imprescindible para este tipo de evaluaciones se agregan otras causas que acrecientan las falsas denuncias de abuso sexual infantil. Se trata de las que realizan las madres que se encuentran en litigio con los padres de los niños, sea por existir un juicio de divorcio, la tenencia de los hijos, o la solicitud del régimen de visitas por parte del padre o por tratarse de un juicio que persigue el cobro de los alimentos que debe pagar el padre. En estos casos, las madres adoptan una actitud calamitosa, degradante, hartamente inmoral, al obligar a sus hijos menores de edad a mentir y llevarlos a experticias psicológicas o medicolegales y exponerlos en ellas a lograr mediante la ruinosa denuncia de un hecho falso, a acusar a sus padres y tratar de obtener una sentencia judicial adecuada a sus pretensiones. Esta tristísima realidad logra en algunas ocasiones obtener el fin perseguido, con el enorme perjuicio que provocan en el padre acusado y lo que es peor aún, con las inevitables consecuencias que en el futuro gravitarán el la salud de los hijos. Pero, todo esto no es nuevo, no obstante estar en crecimiento continuo, sin que existan diferencias sociales, económicas ni educativo-culturales en quienes denuncian y quienes son denunciados. Ya en la segunda mitad de siglo XIX el maestro de Berlín, J.L.Casper, en su Tratado de Medicina Legal, traducción española de 1884, Madrid, expresa: “En esta importante cuestión, cuando tan expuesto se está a multitud de motivos de error, por la insuficiencia de las pruebas, y por las falsedades de los individuos sometidos a la exploración, debo insistir en la importancia del diagnóstico psicológico. Desde luego se debe sorprender a la mujer, o la niña violada, a fin de que no le sea posible la preparación, y seguir atentamente el relato de los acontecimientos, para ver si hay en él contradicciones. Teniendo presente que clase de personas exploramos se podrán hallar indicios muy interesantes y hasta decisivos” “Considero de una gran importancia el diagnóstico psicológico, cuando se trata de niñas que se dicen violadas… Es también muy importante no asediar a la niña con preguntas demasiado apremiantes, que concluirían por hacerla confesar lo que no es. Antes por el contrario, se debe dejar, tanto a ella, como a su madre, toda la mayor libertad posible, para que no depongan más de lo que saben. Con bastante frecuencia he escuchado niñas de carácter petulante, que recitaban con la mayor frescura, la historia de una violación llena de detalles los más minuciosos y horribles, y era, sin embargo, fácil ver, sin necesidad de mucha sagacidad, que todo era una lección aprendida. En estos casos, mi exploración estaba siempre de acuerdo con mis sospechas”. “En cierto caso una joven decía haber sido acometida y violada, yendo a vender pescado a un jardín. Llevaba al brazo un canasto sin tapadera, y se vio, que en el lugar indicado, no se había caído el canasto, ni uno sólo de los pescados”. Por su parte, V. Balthazard, el ilustre maestro francés, a inicios del siglo XX en su Manual de Medicina Legal, traducción española de 1926, Barcelona, refiere: “Hemos visto varias veces acusaciones sostenidas por niñas contra sus propios padres, instigadas a ello consciente o inconscientemente por su madre, que en tal caso encontraba un valioso apoyo en la instancia de divorcio que había presentado. Fuera de estos casos en los que la mentira de la niña le es sugerida, por decirlo así, por las personas que la rodean, nos encontramos frecuentemente en presencia de mentiras activas de las niñas. Como ha demostrado Dupré, es un error creer que la verdad sale de la boca de los niños. La construcción de relatos imaginarios, que puede llamarse fabulación o también mitomanía, es mucho más frecuente en la infancia de lo que ordinariamente se cree. Cuando un niño ha dicho una mentira la reproduce luego sin cambiar un sólo detalle en su relato, de una manera estereotipada”. ”En un peritaje que nos fue confiado, demostramos materialmente el carácter mentiroso del relato de una niña de cinco años que acusó de violación a cierto individuo únicamente por vanagloria. Oyendo hablar por niñas de más edad de unos atentados al pudor que había cometido dicho individuo exclamó: “A mi también me ha hecho lo mismo”. La mentira en la niña puede ser inconsciente, provocada por terrores nocturnos, por prurito vulvar, por el recuerdo de conversaciones obscenas, pero en general, se trata de una mentira que ha de servir de excusa a alguna fuga, a faltas en la clase, etc.”. “La acusación no se tomaría en serio muchas veces si la madre no presentara un certificado médico en el que se afirma que las lesiones vulgares reconocen como causa de tocamientos obscenos. ¿Cuántas veces hemos visto descritos como equimosis, enrojecimientos debidos a la suciedad o al onanismo? ¿Cuántas veces se ha afirmado la violación estando el himen intacto? “Finalmente, se trata a veces de una mentira colectiva de niños o de muchacha; así se ha visto acusaciones contra un maestro al que se reprochaba su severidad. El Padre Bèrard (de Lyon) fue condenado en primera instancia por haberse hecho masturbar en el confesionario por sus jóvenes confesadas: Lacassagne demostró que, si el relato de los acusadores era exacto, el pene del acusado debía tener de veinticinco a treinta centímetros de longitud: el padre Bèrard fue absuelto en apelación”. Como se ha explicado, las denuncias infundadas pueden responder a dos causas harto diferentes, unas por ser producto de exámenes practicados por profesionales incompetentes, las otras en razón de ser falsas y obedecer a un proceder doloso de parte de quienes las efectúan. ^Por estos motivos es fundamental que quienes contamos con la idoneidad que requieren estas experticias, ello es, formación, capacitación y experiencia, debemos estar alertas en cada uno y en todos los casos en que se nos llama para peritar en abuso de menores.



4/12/16

Las Pericias De Parte: Abuso Sexual En El Colegio - 12° Congreso Latinoamericano de Psicología Jurídica y Forense

Nuestra Ponencia: "Las Pericias De Parte: Abuso Sexual En El Colegio" - 12° Congreso Latinoamericano de Psicología Jurídica y Forense - Asociación Latinoamericana de Psicología Jurídica y Forense ALPJF, Noviembre 2016.




20/11/16

Guía para el Abordaje de Menores Víctimas o Testigos de Abuso Sexual y Otros Delitos - (UNICEF-ADC-JUFEJUS)

Guía de Buenas Prácticas para el Abordaje de Niños/as, Adolescentes Víctimas o Testigos de Abuso Sexual y Otros Delitos. (Ver o Descargar)
Protección de sus derechos, acceso a la justicia y obtención de pruebas válidas para el proceso.
UNICEF, ADC (Asociación por los Derechos Civiles), JUFEJUS (Junta Federal de Cortes y Superiores Tribunales de Justicia de las Provincias Argentinas y Ciudad Autónoma de Buenos Aires).
La guía hace referencia, entre otros temas, a las declaraciones de menores en Cámara Gesell, el protocolo del NICHD, las pericias psicológicas y psiquiátricas, las técnicas de psicodiagnóstico, la actuación de peritos de parte, etc.




Se autoriza la reproducción total o parcial de los textos aquí publicados, siempre y cuando no sean alterados, se asignen los créditos correspondientes a los autores, y no sean utilizados con fines comerciales.

25/10/16

Evaluación Preliminar De Menores Víctimas De Abuso Sexual: SVA-CBCA – Pata Negra – CAT-A, CAT-H, CAT-S

En muchas ocasiones las denuncias por delitos sexuales cometidos en perjuicio de menores de edad son realizadas como consecuencia de que el niño comunica los hechos de abuso a diversas figuras significativas de su entorno y no sólo a alguno de sus padres.
Así es que muchas veces comienzan de esta manera los múltiples interrogatorios que practican sus familiares, maestros, profesionales de los gabinetes psicopedagógicos escolares y, también en algunos casos, se realizan evaluaciones psicológicas por el profesional que pudiera estar a cargo del tratamiento psicoterapéutico del niño.
Con respecto a todas estas posibilidades, debe tenerse presente y en cuenta que los repetidos e inadecuados interrogatorios y evaluaciones son susceptibles de producir distorsiones de importancia que serán capaces de afectar notablemente la validez de la declaración del menor en el momento de relatar los acontecimientos a los peritos designados para su actuación en Cámara Gesell.
Las evaluaciones previas a las que se realizarán en sede judicial deben ser realizadas evitando repeticiones innecesarias, inducciones, preguntas sugestivas, promoviendo el relato libre del menor, evaluando su nivel cognitivo, su capacidad para distinguir entre verdad y mentira, su habilidad verbal y para reconocer cantidades, temporalidad, conceptos relacionados con la ubicación de objetos en relación a otros, capacidad para identificar prendas de vestir, partes del cuerpo, etc.
La calidad del testimonio se relaciona con la exactitud, cantidad y relevancia de la información aportada, como así también su resonancia afectiva, y existe una diferencia entre los recuerdos derivados de sucesos internos de aquellos que se derivan de sucesos externos, es decir que existen diferencias entre los recuerdos que son producto de la imaginación de los que se encuentran originados externamente por ser derivados de la percepción.
La validez de una declaración se relaciona con la inmediatez con que se toman los testimonios y se realizan las evaluaciones periciales, ya que los interrogatorios reiterados, las evaluaciones inadecuadas y hasta el pensamiento constante sobre los acontecimientos resulta en la disminución de las diferencias entre lo imaginado y lo efectivamente percibido y vivenciado.
Así es que toda entrevista de evaluación preliminar no debe ser realizada por el terapeuta del niño, ni por los profesionales que integran el equipo psicopedagógico escolar. La entrevista que debe administrarse no tiene las características de una entrevista con fines psicoterapéuticos sino que debe realizarse conforme a un protocolo estructurado, el cual fue elaborado específicamente para obtener el relato, libre de sesgos, de los menores víctimas de delitos sexuales.
De acuerdo a la Psicología Del Testimonio, las descripciones de eventos que han sucedido realmente difieren en contenido, calidad y expresión de aquellas otras que son producto de la imaginación, de la invención, de la sugestión, o de la inducción realizada por terceros.
El material obtenido debe ser analizado con la finalidad de verificar la presencia o ausencia de diversos Criterios De Realidad que en su conjunto conforman el CBCA, parte esencial de la técnica SVA, la cual debe aplicarse en su totalidad cumpliendo con los requisitos para una adecuada administración de la Entrevista y evaluando los aspectos considerados en la Lista De Validez.
Se trata de una técnica que no se encuentra estandarizada, lo cual no quiere decir que no posea una gran utilidad para calificar un relato como válido en la medida de que la técnica fundamental de cualquier evaluación psicológica, la entrevista, haya proporcionado los contenidos suficientes y necesarios para un análisis apropiado. Las limitaciones verbales y los estados de gran inhibición que pudiera presentar el niño van a constituir una dificultad para arribar a una conclusión que refleje la real validez del relato obtenido.
La administración de técnicas gráficas como el Dibujo Libre, Test De La Familia, Familia Kinética, H.T.P., Persona Bajo La Lluvia, etc. van a ser de utilidad para obtener un material proyectivo que se podrá relacionar con los contenidos de la narración de los acontecimientos en la entrevista, pero sin que esto signifique que deban analizarse este relato con la finalidad de formular ninguna hipótesis interpretativa. Recordemos que no se trata de una entrevista psicoterapéutica sino que se trata de una declaración.
De la misma manera, instrumentos diagnósticos como los tests temáticos Pata Negra – Patte Noire, y CAT-A, CAT-H, y el suplementario CAT-S pueden proporcionar una información de gran relevancia acerca del niño y de sus procesos psíquicos.
El test Pata Negra de Louis Corman es una técnica proyectiva temática compuesta por una serie de láminas que contienen escenas claramente definidas en su estructuración pictórica, las que representan distintas situaciones conflictivas correspondientes al desarrollo psicológico de niños de 6 a 12 años.
Es un test proyectivo, que se presenta con 16 láminas, realizadas por Paul Dauce, donde aparecen dibujos de dos cerdos grandes y tres más pequeños en diferentes actitudes, y cada lámina apunta a temas diferentes: Oralidad, Analidad, Sexualidad, Agresividad, Dependencia - independencia, Culpabilidad, Sexos invertidos, Padre Nutricio, Madre ideal.
El C.A.T.-A y el CAT-H de Leopold Bellak investigan dificultades en la alimentación (orales), complejo de Edipo, rivalidad, escena primaria, masturbación, agresión, culpa y castigo, la respuesta de los padres frente a las distintas conductas, miedos, hábitos, analidad, interacción familiar, etc. Se busca encontrar respuesta a la modalidad de reaccionar del niño frente a sus problemas de crecimiento.
El material del C.A.T.-A consiste en 10 láminas, dos de ellas son escenas genuinas, las demás están ligeramente antropomorfizadas, mientras que el CAT.H muestra las mismas escenas con personajes humanos.
El C.A.T.-S que es el suplemento, también son 10 láminas, numeradas de 1 a 10 todas con escenas de animales que tienen distinto grado de antropomorfización; explora determinadas situaciones conflictivas que si bien no son tan generales resultan frecuentes: como accidentes, situaciones traumáticas, intervenciones quirúrgicas (momento previo y posterior), problemas de aprendizaje, roles parentales, narcisismo, interacción y competencia entre pares, el lugar del varón y el de la mujer, el origen de los niños, el médico, la medicina y las enfermedades, la castración, violencia, abuso sexual, violación, etc.
Se puede elegir la o las láminas del C.A.T.-S que se consideren importantes para agregar al administrar el C.A.T.-A o el C.A.T.-H según el caso, por ejemplo, si se trata de posibles problemas escolares, agregaremos la número 2. Si se trata de problemas de salud, las láminas 5 y 8, siendo la lámina 9 de un gran valor para algunos casos de abuso, especialmente intrafamiliar.

Esta obra cuyo autor es Lic. Germán G.De Stéfano está bajo una licencia deReconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional de CreativeCommons.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en 
http://www.safecreative.org/user/1207070641723


23/9/16

Evaluación De Víctimas E Imputados En Causas Por Delitos Contra La Integridad Sexual - 10° Congreso Virtual Psicología Jurídica Y Forense

Nuestra Ponencia "Evaluación De Víctimas E Imputados En Causas Por Delitos Contra La Integridad Sexual" - 10° Congreso Virtual Psicología Jurídica Y Forense.
Asociación Latinoamericana De Psicología Jurídica Y Forense - Diciembre 2014