26/8/13

Ángeles Rawson: Sobre El Autor Del Crimen

Si bien no se ha difundido todavía el informe completo de la junta médica que realizó los estudios requeridos por el magistrado al cuerpo de la víctima, los trascendidos permiten saber que la joven fue objeto de un ataque sexual, que recibió múltiples golpes, y que su deceso se produjo como consecuencia de una asfixia por ahorcadura manual.
En entradas anteriores se trató el tema relativo a muchas incongruencias que aparecían entre los datos que proporcionaba el informe de la autopsia practicada por el Dr. Héctor Konopka y un supuesto perfil psicopático de personalidad que se atribuía al autor del hecho, sin tener en cuenta muchas variables que no aparecían con la suficiente claridad en la información disponible.
Las conclusiones emitidas en el informe de esta junta médica proporcionan, por el contrario y con una suficiente certeza, información de relevancia respecto de la dinámica del hecho y por lo tanto permiten llegar a un saber acerca del autor del crimen.
En este punto creo importante destacar que resultaría descabellado y temerario tomar en consideración las argumentaciones defensistas de uno de los peritos médicos de parte, quien mencionó la posibilidad de que algunas lesiones observables en el cuerpo de la joven pudieran encontrarse originadas en prácticas sexuales consentidas y con características de sadomasoquismo.
Poner la perversión sexual y la patología del lado de la víctima parece guardar una similitud con la igualmente temeraria manifestación del único procesado por el homicidio, quien durante su declaración indagatoria sorprendió imputándole al juez el delito de haberle “armado” la causa por la que se encuentra con prisión preventiva.
Qué perfil pensar para el autor del homicidio?
Las conclusiones del último informe médico parecen ser decisivas: un ataque brutal, golpes, asfixia, estrangulamiento, efectividad al matar y al deshacerse del cuerpo como un resto, como un deshecho, y otras particularidades ampliamente estudiadas y debatidas por los profesionales de la criminalística y criminología.
Un ahorcamiento manual, sosteniendo durante largos minutos el acto de llevar a la víctima hasta la muerte, hoy sólo parece revelar una certeza al matar que se aleja de la duda y de la culpa neuróticas y se acerca al goce de ver morir a la víctima en sus manos. Un goce en el poder sobre el otro, un goce en el llevar a otro a ese sometimiento y padecimiento extremos. Probablemente un equivalente de la satisfacción genital que no pudo ser debido a la resistencia de la víctima. Tal vez aun mayor, tal vez el frenesí y, tal vez, una impotencia que convierte en poderío.
Un sujeto capaz de engañar con eficiencia para conducir a la víctima a un espacio previamente elegido y así poner en acto una fantasía que venía casi monopolizando su psiquismo desde hacía tiempo, pero ese día, y no otro, algo le dijo que era el momento. Pero fantasía y realidad se le mostraron con una máxima diferencia. Y un máximo de frustración. Y sabemos que ellos carecen de tolerancia a las frustraciones. Ir para adelante, sin detenerse, y hasta matar.

Esta obra cuyo autor es Lic. Germán G.De Stéfano está bajo una licencia deReconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional de CreativeCommons.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en 
http://www.safecreative.org/user/1207070641723

18/8/13

Ángeles Rawson: El Informe De Autopsia

El informe de la autopsia de Ángeles Rawson, emitido por el Dr. Héctor Félix Konopka, perito oficial del Cuerpo Médico Forense.
En los próximos días se exhumará el cuerpo de la víctima con la finalidad de realizar los estudios necesarios para responder a los 72 puntos de pericia formulados por el juez de la causa.
La junta médica se encuentra conformada por los tanatólogos Roberto Víctor Cohen y Oscar Agustín Lossetti; un histopatólogo, un ginecólogo y un nemonólogo.
Los resultados de estos próximos estudios pueden ser determinantes en lo que refiere a la posibilidad de llegar a una certeza sobre algunas particularidades del hecho y que, a su vez, podrán proporcionar una mayor comprensión respecto de la estructura psíquica del autor del crimen.



Fuente: Seprin


13/8/13

Emoción Violenta - Dr. Ricardo Risso

El Dr. Ricardo Risso, perito psiquiatra oficial en la causa por el homicidio del ex gobernador de la Provincia de Río Negro, Carlos Soria, habla sobre el concepto de Emoción Violenta y sobre el estado psíquico de la examinada Susana Freydoz.




12/8/13

Sueños Traumáticos: Metapsicología y Clínica

Sueño y Trauma
En 1920 Sigmund Freud escribe “Más Allá Del Principio De Placer” y pone en cuestión este postulado teórico del psicoanálisis.
En este texto trabaja específicamente los sueños traumáticos, los juegos infantiles, la repetición en transferencia y aquellas manifestaciones denominadas como “neurosis de destino”, ya que todas ellas pueden resumirse en la repetición de lo displacentero.
Freud se aboca al estudio de los sueños traumáticos y se pregunta acerca del motivo por el que, si el sueño es una tramitación de deseo, conduzca al sujeto una y otra vez a la situación penosa. Los sueños traumáticos se caracterizan por surgir en personas que se han visto determinadas por una situación traumática como un accidente y en donde lo que se produce en el sueño es la repetición de ese suceso traumático. Dice textualmente: “la vida onírica de las neurosis traumáticas muestra el carácter de reconducir al enfermo una y otra vez a la situación de su accidente, de la cual despierta con renovado terror. El enfermo está, por así decir, fijado psíquicamente al trauma.”
De esta manera Freud dice que el sueño traumático es el que contradice la teoría acerca del sueño como realización de deseos, no sucediendo lo mismo con los sueños de angustia (pesadillas) en tanto aun cuando en estos la función del sueño está a punto de fracasar, el sujeto se despierta y esto opera como defensa ante la emergencia de lo traumático. De la misma manera, los sueños punitorios tampoco representan un obstáculo a la teoría, ya que en estos se sustituye la realización de deseos prohibida por el correspondiente castigo.
Los sueños traumáticos no pueden verse como cumplimiento de deseo sino que obedecen a la compulsión de repetición y así es que Freud enuncia que “no sería la función originaria del sueño eliminar, mediante el cumplimiento de deseo de las mociones perturbadoras, unos motivos capaces de interrumpir el dormir, solo podría apropiarse de esta función después que el conjunto de la vida anímica aceptó el imperio del principio de placer. Si existe un más allá del principio de placer, por obligada consecuencia habrá que admitir que hubo un tiempo anterior también a la tendencia del sueño al cumplimiento de deseo. Esto no contradice la función que adoptará más tarde.”
Es decir que Freud está situando al sueño traumático como obedeciendo a una prehistoria de esta tendencia realizadora de deseo. Estos sueños remiten a un tiempo lógicamente anterior a la instauración del deseo o, de acuerdo a lo que Freud va a seguir trabajando en el texto, lógicamente anterior a la pulsión de vida. El sueño traumático responde a una tendencia aún más primitiva que el principio de placer.
Estas diferencias marcan también importantes diferencias en la clínica en cuanto a la manera de trabajar con los sueños de angustia, equiparables a las pesadillas y los sueños traumáticos equivalentes a los pavores nocturnos de los niños.
Cuando se produce una emergencia de un sueño de angustia el sujeto asocia en análisis y por lo tanto se lo puede trabajar como cualquier otro sueño. La presencia de angustia insta al trabajo en análisis y puede verse que muchas veces el paciente está esperando el momento de la sesión para contarlo y elaborar esto que se presenta en su sueño. En el caso del sueño traumático no hay asociaciones, siempre aparece lo mismo: el sujeto lo refiere al accidente o a la misma situación soñada. Estos sueños son repetitivos y la posibilidad de trabajo es hacer hablar al sujeto sobre el accidente o la situación traumática vivida relatándolo con la mayor cantidad posible de detalles, que diga todo lo que le pasó, lo que pensó, cómo lo vivió, qué pasó con quienes estaban con él, y para lograr esto el analista deberá ir preguntando con la finalidad de hacer hablar al paciente. Este trabajo es, en definitiva, el de lograr la derivación de esa investidura a través de la palabra, un trabajo elaborativo similar al que se realiza en el caso de un duelo.

Bibliografía de Referencia:
Freud, Sigmund, La Interpretación De Los Sueños, Obras Completas, Amorrortu Editores, Buenos Aires, 1990.
Freud, Sigmund, Más Allá Del Principio De Placer, Obras Completas, Amorrortu Editores, Buenos Aires, 1990.
Rebagliati, Anahí, Depto. Psicología Clínica Universidad Kennedy, Buenos Aires, 1993.
Imbriano, Amelia, Depto. Psicoanálisis Universidad Kennedy, 1992.

Esta obra cuyo autor es Lic. Germán G.De Stéfano está bajo una licencia deReconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional de CreativeCommons.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en 
http://www.safecreative.org/user/1207070641723


7/8/13

La Escala CAPS En La Fundamentación Del Diagnóstico De Trastorno Por Estrés Postraumático


En los casos de accidentes de tránsito, accidentes de trabajo y otros hechos que tienen una similar repercusión en el psiquismo de la víctima tales como aquellos que dan origen a causas por responsabilidad profesional, el Trastorno Por Estrés Postraumático es una de las patologías que aparecen con mayor frecuencia.
Si bien la evaluación realizada de acuerdo con los criterios del Manual DSM IV o CIE-10 junto a los resultados obtenidos en las técnicas más usuales habitualmente proporciona un valor de certeza suficiente para la formulación del diagnóstico, en algunos casos resulta conveniente la objetivación de los resultados por medio de algunos instrumentos adicionales.
La Escala De Trauma de Davidson y la Escala CAPS proporcionan resultados cuantificables, y por lo tanto estas propiedades psicométricas resultan de gran utilidad para otorgar una consistencia mayor al diagnóstico y valores de incapacidad asignados.
La pregunta acerca de cuándo es recomendable aplicar estos instrumentos debe responderse desde el “caso por caso” ya que la administración indiscriminada de cualquier técnica nunca es aconsejable.
Lo importante es saber que ahí están, y que son unas herramientas adicionales que podremos utilizar cuando las necesitemos.

DESCRIPCIÓN DE LA TÉCNICA
_ La escala fue diseñada por el National Center For PTSD para el diagnóstico (CAPS-1) y la evaluación de la gravedad de los síntomas (CAPS-2) del trastorno de estrés postraumático (TEPT).
_ Consta de 30 ítems que evalúan cada uno de los 17 síntomas que figuran en los criterios diagnósticos del DSM-IV.
Además, evalúa otros 5 síntomas que frecuentemente se asocian al TEPT: culpabilidad sobre actos cometidos u omitidos, culpabilidad por haber sobrevivido, reducción de la conciencia de lo que le rodea, desrealización y despersonalización.
_ La evaluación de los síntomas se realiza desde una doble perspectiva; cuantitativa, asignando una puntuación determinada, y categorial determinando si el síntoma se halla o no presente.
_ Para la evaluación cuantitativa, el evaluador ha de puntuar separadamente la frecuencia y la intensidad de cada síntoma. Para ello dispone de una escala Likert de 5 puntos (de 0 a 4) con criterios operativos claramente especificados.
_ Para determinar si el síntoma está o no presente el entrevistador tendrá en cuenta las puntuaciones de frecuencia e intensidad que haya recibido ese síntoma.
– Los autores describen dos estrategias para realizar esta valoración: la menos restrictiva considera que un síntoma se halla presente cuando recibe puntuaciones de al menos 1 en frecuencia y 2 en intensidad. La más restrictiva obliga a que la suma de frecuencia e intensidad sea 4 o más.
_ El marco de referencia temporal para la evaluación es doble: en el momento actual y a lo largo de la vida. Los autores recomiendan realizar en primer lugar la evaluación del momento actual (último mes).
_ Si no se cumplen los criterios para el diagnóstico de TEPT actual, el entrevistador ha de determinar cuál fue el peor mes, en cuanto a síntomas, desde que ocurrió el acontecimiento traumático, y éste será el período a lo largo de la vida que deberá evaluar.
_ Instrumento heteroaplicado por personal previamente entrenado.
_ Está validada en español.

Esta obra cuyo autor es Lic. Germán G.De Stéfano está bajo una licencia deReconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional de CreativeCommons.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en 
http://www.safecreative.org/user/1207070641723


1/8/13

Ángeles Rawson: Sobre El Posible Homicida - Parte III

En primer lugar resulta importante sugerir que los lectores escuchen las opiniones del destacado Dr. Osvaldo Raffo publicada en la entrada anterior ya que gran parte de esta nota se encuentra basada en sus consideraciones, las cuales difieren de las conclusiones del perito oficial que elaboró el informe de autopsia del cuerpo de la víctima.
No obstante ello, puede hacerse un breve resumen de lo expresado en dicha entrevista mencionando que el Dr. Raffo ha señalado que se habría tratado de un atentado sexual contra la menor Ángeles Rawson, destacando los golpes en el cráneo, rostro, lesiones en la boca y en el cuello y en el interior de los muslos; indicando que la joven no habría muerto como consecuencia de la compactación sino por haber sido sofocada a mano y que el autor del hecho habría conservado su cuerpo en el edificio hasta el momento de deshacerse del mismo.
Asimismo señala que el crimen no habría sido un acto en “cortocircuito” sino que el agresor la habría estado esperando; que la mecánica habría sido la de derribarla y dominarla por medio de los golpes; que luego la habría tomado por el cuello y que, ante el pedido de socorro de la víctima, habría comenzado la sofocación tapándole la boca produciéndose la muerte luego de entre tres y cinco minutos.
El prestigioso profesional también indica que el autor del hecho fue exacto y organizado, que habría utilizado el engaño para conducir a la víctima hasta el lugar del crimen, y que la bolsa que se encontró en la cabeza con una doble ligadura hecha con hilo sisal fue colocada para asegurarse de que la joven estuviera muerta, ya que en las fotos puede verse que el hilo no dejó ninguna impronta en el cuello. De esta manera, cuando llegó a la compactadora de residuos, la adolescente ya se encontraba muerta y también menciona que podría haber habido una segunda persona como un agente pasivo y que luego participara en la tarea de embolsar el cuerpo y limpiar el lugar.
Con respecto a las pericias psicológicas señala que debido a que el imputado se ha negado a declarar y a que se le practiquen los estudios psiquiátricos y psicológicos, lo que puede analizarse es el comportamiento del sujeto antes, durante y después del hecho. En este sentido, sostiene que se trataría de una personalidad anormal para la que el acto sexual no requiere de la penetración, sino que la gratificación es obtenida por medio del sometimiento y sufrimiento de la víctima, y que el homicida habría matado a la joven con sus manos, gratificándose al mirarla a la cara y viéndola morir.
En el caso de que la hipótesis del Dr. Raffo fuera la correcta, resulta evidente que estaríamos hablando de un sujeto con una perversión en la que el goce es alcanzado por la vía de producir el sometimiento y padecimiento en el otro y sin que el acceso sexual le sea imprescindible.
En tal caso, también resulta probable que haya logrado llevar a la joven al lugar del crimen por medio del engaño, un lugar que proporcionara al homicida cierta garantía de privacidad, y también sería probable que desde bastante tiempo atrás viniera pensando y fantaseando con ella y con la oportunidad para llevar estas fantasías a la acción real.
Las diferentes consideraciones acerca del crimen hacen más que difícil llegar a una conclusión respecto de la estructura psíquica del autor del hecho, porque no tiene la misma significación psicológica que la sucesión de los acontecimientos se haya producido tal como lo plantea el Dr. Raffo, a que el homicida haya fallado en el acto de matar, aun con diferentes medios, produciéndose la muerte varias horas después y como consecuencia de la compactación en un camión recolector de residuos. Tampoco es indiferente que se haya librado del cuerpo por esa vía por considerar al cadáver como un objeto de deshecho cuyo destino final ya era parte de una fantasía perversa, a que haya sido asesorado por un tercero para desprenderse del mismo de una manera eficiente. Tampoco es lo mismo que la bolsa haya sido colocada en la cabeza de la víctima con la finalidad de evitar verla ya muerta y así mitigar cualquier posible sentimiento de remordimiento o de culpa, a que la misma haya sido utilizada para asegurar su muerte o para torturarla durante los últimos momentos. Y tampoco es lo mismo que los acontecimientos hayan sido el resultado de una planificación y del montaje de toda una escena diseñada para gozar del padecimiento de otro, a que sea el resultado de algo que se salió de control como consecuencia de que la frustración originada en la negativa y resistencia de la víctima no pudo ser tolerada por el homicida.
En una parte anterior de esta nota se consideraron algunos contrastes que resultaban difíciles de explicar, porque las conclusiones de la autopsia parecían indicar que había faltado la certeza en el acto de matar mientras que todo el procedimiento utilizado para deshacerse del cuerpo parecía mostrar frialdad, astucia y una conducta metódica.
La lectura del Dr. Raffo podría eliminar estos contrastes haciendo aparecer la certeza también en el momento de acabar con la vida de la joven. Las conclusiones de la junta médica podrán ser determinantes para arribar a una mejor comprensión respecto del hecho y de su autor.

Esta obra está licenciada bajo la Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported. Para ver una copia de esta licencia, visita